Hoy vuelvo para comentar algo que ví por internet y que se le ha dado bastante bombo en periódicos e incluso en televisión lo he visto, es la muerte de una chica por tomar mucha proteína.

 

Muerte por proteína

El otro día navegando por la red como buen internauta, me encontré varias noticias sobre una chica que había “muerto por exceso de proteína” a lo que me quedé como, wtf? ¿En serio? Cualquier persona que lea el titular hará click en el mismo para informarse un poco y conocer un poco más acerca de ese suceso tan extraño.

Ese sólo es un ejemplo de titular, puedes ver otros que textualmente dicen “Mujer fisicoculturista muere por sobredosis de proteína”, “La muerte de una culturista por exceso de proteínas reabre el debate sobre los suplementos” o “Una culturista de 25 años muere por una sobredosis de proteínas”, nos ha quedado claro que ha muerto por tomar mucha proteína ¿No?

culturista proteína

 

En primer lugar, ¿Que es mucha proteína? Por que nos gusta calificar todo como mucho o exceso cuando en realidad lo que para ti es mucho para mi no lo es, para ella mucho sería una cantidad que sobrepase sus requerimientos, ¿Acaso sus requerimientos son los mismos que los tuyos? Pues seguramente no, si lo que estás haciendo es escribir ese artículo mientras te comes unos doritos tumbado.

Los requerimientos dependerán de muchos factores, edad, sexo, peso, intensidad del entrenamiento, tipo del entrenamiento etc… Por lo que comenzar un titular con esas afirmaciones tan contundentes es no tener ni idea y hablar por hablar, de todas formas eso no es el asunto principal que quiero comentar.

¿Por qué realmente murió?

Cuando entras a leer el artículo ya empiezas a ver frases cómo “ha fallecido debido a un trastorno poco común que le impedía metabolizar correctamente la proteína”, “era incapaz de metabolizar correctamente la proteína”, entonces ya dices ahhhh! No es que muriese por tomar “mucha” proteína, sino que padecía una enfermedad que le impedía metabolizar la proteína como una persona normal.

Lo que pasa es que en el titular queda mucho mejor decir que ha muerto por un exceso de proteínas que ha muerto porque tenía un trastorno en el ciclo de la urea y la acumulación de amoniaco le ha llevado a la muerte porque sino nadie pincharía en el artículo.

Todos sabemos como son los medios de comunicación, supuestamente su labor es informar pero no olvidemos que son empresas privadas cuyos propietarios lo que quieren es dinero, para ello necesitan que la gente los lea por lo que atraer el click del consumidor se ha convertido ya en todo una ciencia que se estudia y se hace todo lo posible por el click rápido.

Pero además lo único que consiguen ese alimentar más aún la desinformación que tiene muchísima gente y que pensarán que el consumo de proteína en polvo es malo para la salud y que incluso te puedes morir cuando en realidad sin proteínas no habría músculo, enzimas, hormonas, anticuerpos, piel, uñas etc…..

Y hasta aquí la bilis de hoy.

Un saludo