Seguramente has pasado por momentos en el gimnasio en los que sientes que no te apetece o no te llega a gustar del todo, entonces es cuando alguna vez te habrás preguntado si realmente es algo que te motiva y si te ves ahí más tiempo que los meses de Mayo a Julio haciendo la operación bikini express, pues voy a darte algunas razones por las que el gimnasio no es tu sitio y nunca vas a encajar.

 

Te sientes “incómodo”

Esta es una sensación muy típica de la gente que empieza, todavía recuerdo mi primer día de gimnasio en el que estaban todos esos “pros” haciendo sus ejercicios con sus gritos y sin dejarse de mirar en los espejos, quizás era eso lo que más me llamaba la atención. Si eres nuevo, es normal que al principio sientas todo esto porque no conoces el sitio, ni las máquinas y mucho menos a la gente que esta allí, por lo que esta razón no aplica para tí hasta que lleves al menos unos 3-4 meses que sería lo que tarda alguien promedio en familiarizarse con todo.

Entonces, ya llevas medio año o más en el gimnasio y aún así no te sientes cómodo, viendo el ambiente que hay o simplemente no te haces a la idea de estar encerrado en un sitio haciendo ejercicio y compartiendo maquinas que hayan sudado otros antes que tu.

En ese caso el gimnasio no es tu sitio.

 

Buscas cualquier excusa para faltar

Segunda razón por la que no encajas en el gimnasio, eres Mr excusas, que si un dia te duele un hombro, que si otro día llueve, que si el siguiente estas ocupado o simplemente no te apetece.

No es lo tuyo si en lugar de pensar en entrenar, piensas en nuevas excusas Clic para tuitear

Si ves que cada día que te toca ir al gimnasio surge una nueva excusa o tu mente esta todo el rato pensado otras cosas para evitar ir al gimnasio, tampoco encajas en el gimnasio ya que si realmente fuese algo que te gustase y motivara, te pondrías 3,4,5 o los días que fuera para ir y nunca faltarías. Te lo tomarías como si fuese una academia más a la que tienes que asistir y no valen las excusas.

 55669506

 

Haces ejercicios por hacer

Imaginemos la situación de que no pones ninguna excusa, vas todos los días, a la hora de siempre pero cuando llegas a la zona de pesas (o máquinas), empiezas a hacer los ejercicios de tu rutina por hacer, por ejemplo, toca curl de biceps, pues para arriba y para abajo sin más deseando que termine la serie.

Otro ejemplo imaginemos que nos toca hacer un levantamiento algo más pesado de lo normal, nos ponemos a ello sin ninguna gana, sin concentrarnos, empezamos y fallamos. Es normal que pase esto si no estas concentrado, si no pones todo tu esfuerzo en ello, es decir, si no te gusta.

Si cumples con esto es que el gimnasio tampoco es tu sitio y es que como dice, si haces algo, hazlo con ganas. Si lo vas a hacer sin ganas, para eso mejor no lo hagas, tienes que entender que entrenar en el gimnasio es una afición y como cualquier otra afición no tiene porque gustarte.

Dentro de este apartado se podría englobar a esa gente que dice “hago máquinas porque con las pesas me cuesta más…”, nada más que añadir. ????

 

Te distraes a hablar demasiado tiempo

En este apartado quizás podríamos englobar no sólo a aquellos que no “disfrutan” en el gimnasio sino también a aquellos que infravaloran la importancia de respetar los descansos entre serie y serie (y creedme que hay un montón de gente).

Pero por lo general, la gente que no le llama mucho el gimnasio pero va a hacer sus ejercicios, suele pasarse gran parte del tiempo hablando con otros entre descansos y si no conoce a nadie siempre tendrá a mano el móvil para que el minuto de descanso se convierta en 2 minutos, 3 minutos, 4, 5… y así hasta el infinito.

Trata de respetar los descansos, si mientras estas descansando te distraes ya sea hablando, con el móvil o con cualquier otra cosa y lo único que no quieres es que llegue la siguiente serie, escapa de ahí porque estarías mejor haciendo otras cosas.

 

Necesitas a alguien con quien ir

Si vas a un gimnasio seguramente veas que más de la mitad de personas no suele ir solas, sino que van acompañadas con otras e incluso quedan antes de ir a entrenar para ir todos en grupito. Te preguntarás ¿Para que quedan para ir todos juntos?  Y ellos dirán, para tener algo de conversación en los descansos o para motivarnos a ir al gimnasio o también la de “para que no se nos haga tan duro y estemos entretenidos”.

Escuchando todas esas palabras, da la sensación de que ir a entrenar para ellos es una experiencia por la que tienen que pasar “obligados” y por eso van con otras personas, para que se les haga más corto y fácil, obviamente si piensan así es que no es su afición, si lo fuese, les encantaría ir solos o acompañados y no verían tan obligatorio esa necesidad de ir siempre acompañado.

Por cierto échale un ojo al post que hice sobre 4 razones por las que debes entrenar sólo.

 

No esperas con ganas el momento de ir

Si realmente el entrenamiento fuese algo que te motivase y te gustase estarías gran parte del día pensando que vas a hacer, como vas a distribuir los ejercicios, como organizarás los días siguientes para que no te satures con tanto volumen.

Como cualquier afición si te gusta, pensarías en ello gran parte del tiempo, en cambio si vas por ir seguramente no pienses nada de eso y cuando llegue la hora de ir igual te pilla sentado o tumbado y te da pereza y vuelves a pensar para ti mismo si realmente te apetece ir ya que no sabes ni que vas a hacer, si ese es el caso, coge tu dinero y desapúntate del gimnasio e inviértelo en otras aficiones que te apetezca más hacerlas.

 

NO INTENTAS INFORMARTE

Otra razón por la que no te gusta el gimnasio es que no intentas informarte ni un mínimo y no digo de comprarte libros o leer los últimos papers acerca de los últimos estudios, estoy hablando de hacer alguna búsqueda general para tener conceptos claros y tampoco necesitas buscarlo en internet, estoy seguro que tu gimnasio tiene un buenísimo entrenador (o eso espero) que te explicará cualquier duda que tengas.

Si no te molestas en buscar algo de información sobre ello, no es tu afición. Si te gusta la fotografía te preocuparías en saber como hacer las mejores fotos, diferentes técnicas, jugar con la exposición y todos los parámetros que tiene la fotografía, pues lo mismo con el entrenamiento.


Estos son las principales cuestiones que deberías hacerte para saber si te gusta el entrenamiento en el gimnasio o eres uno más de los que va simplemente por moda o para poder lucir cuerpito en verano, espero que os haya servido.

Un saludo!