Estamos en Agosto pero no hay vacaciones que valgan para el blog y es que ya tenía ganas de pasarme por aquí. Y esta vez cambiamos otra vez de tema y volvemos al mundillo de la nutrición y suplementación porque tiene su miga y está interesante.

Hoy hablamos de los BCAAs, un suplemento que no deja indiferente a nadie, mucha gente lo califica como un suplemento inútil y que te hará perder dinero ya que tampoco es barato que digamos mientras otros lo adoran y basan sus pre/intra y postentreno en varias tomas de estos aminoácidos. Yo soy de la opinión de que en ciertos casos puede ser interesantes, como en entrenos anaeróbicos en ayunas en periodos de restricción calórica agresiva y larga en el tiempo (estudio) pero ese no es el caso que nos trata hoy.

¿Y si te digo que tus BCAAs pueden estar influyendo en tu estado de ánimo? Quizás a simple vista pienses que tiene que ser imposible, los BCAAs sirven para construir músculo y eso no tiene nada que ver con si estoy feliz o malhumorado pero en realidad tienen mucho más que ver de lo que a primera vista puedes pensar y todo esta relacionado.

 

¿Que pasa con los BCAAs?

En primer lugar tenemos que saber que son los BCAAs, y no son nada más que aminoacidos ramificados que conforman lo que conocemos como las proteínas. Quizás os suene más si hablamos de valina, isoleucina y leucina, los aminoácidos más importantes de cara a tener ganancias musculares.

Estos 3 aminoácidos a diferencia de otros son esenciales y es muy importante que los obtengamos  a partir de nuestra alimentación ya que nuestro cuerpo no los sintetizará por su parte, pero tranquilo, mientras tengas una dieta variada con los típicos alimentos (carnes,pescados,legumbres,huevos etc…) llegarás a la cantidad necesaria.

Como con cualquier nutriente, estos serán absorbidos en nuestro intestino delgado ya que el grueso se dedica a absorber otro tipo de vitaminas y minerales. Esta absorción de la que hablamos va a necesitar de unos “transportadores”, ¿Que són los transportadores? Pues son compuestos que se dedican a transportar, es como sí tu quieres ir de una ciudad a otra y coges el coche, en este caso el coche es el transportador y tu serías el aminoácido.

Entonces llegaría la lisina y se une físicamente al transportador, gracias a una serie de procesos y a la presencia de sodio, este aminoácido podrá ser absorbido. ¿A que transportador se uniría? Eso dependerá de la afinidad que tenga el transportador para ese aminoácido y también tener en cuenta que dependiendo del tipo de aminoácido que sea, usará un transportador u otro. La parte importante de todo esto es que para que el aminoácido sea absorbido, tiene que unirse a un transportador afín.

El aminoácido debe unirse a un transportador para ser absorbido Clic para tuitear

 

¿De donde viene la felicidad?

¿Quién no quiere saber eso? Es la pregunta que se hace todo el mundo pero que nadie sabe. Aún así, químicamente si que se sabe como se produce la felicidad y las hormonas que están relacionadas con ella y ahora vamos a verlo.

Estoy seguro que has oído algo acerca de la serotonina, una hormona que esta muy relacionada con la felicidad. De este modo si tenemos un déficit de serotonina podríamos ser más propensos a tener un mal estado de ánimo, ser más negativos e incluso a tener algún trastorno depresivo pero si nuestros niveles de serotonina son buenos seremos más felices que una perdiz.

Entonces lo que nos interesa es maximizar la síntesis de serotonina para que seamos más y más felices, ¿Cómo podemos crear serotonina? Pues esta hormona tiene un precursor y este es el triptófano (estudio), otro aminoácido al igual que la leucina de la que hablábamos antes y teniendo unos niveles saludables de este aminoácido nos aseguraremos tener una producción óptima de serotonina y por lo tanto continuar en nuestra eterna felicidad.

Y claro! Como cualquiera de los anteriores aminoácidos tiene que ser absorbido y por lo tanto, unirse a un transportador y ser absorbido por las vellosidades de nuestro intestino.

También cómo apunte decir que el 80-90% de la serotonina de nuestro cuerpo se encuentra en nuestro tracto gastrointestinal y que parte de ella se produce en esa zona, otra razón más para saber que cuidar nuestro intestino delgado nos mantendrá más felices.

 

¿Por qué los BCAAs me impiden ser feliz?

¿Pero entonces donde está el problema? De momento parece fácil, los aminoácidos se unen a transportadores para ser absorbidos y esto pasa con aminoácidos con un papel tan relevante en la ganancia de músculo como la leucina como con el aminoácido precursor de la hormona de la felicidad: el triptófano.

Hasta aquí todo parecía un mundo feliz en el que cada nutriente iba a donde quería y todo funciona perfectamente pero no, el mundo real está lleno de envidia y competencia, y el mundo de nuestro intestino delgado no va a ser diferente.

Tanto el triptófano como los BCAAs utilizan el mismo tipo de transportador y por lo tanto estos dos aminoácidos estarán compitiendo por este tipo de transportador. De esta forma si los niveles de BCAAs son bastante superiores comparados con triptófano, gran parte de los aminoácidos absorbidos serán BCAAs mientras que gran parte del triptófano no se absorberá y al no absorberse la producción de serotonina a partir de este aminoácido puede descender.

Debido a esta competencia, se puede llegar a producir un déficit de triptófano y el cuerpo no producir serotonina suficiente y un déficit en esta hormona puede causarnos estar más tristes y en casos más extremos cuadros de depresión.

Ya para ir resumiendo, lo que nos interesa es tener un balance equilibrado de estos aminoácidos y tratar de no abusar en exceso de los suplementos de BCAAs ya que estos son los que nos pueden causar el desequilibrio entre ellos.

Un saludo